Racha de accidentes, no queremos seguir contando fallecidos

La educación vial debe ser parte del sistema educativo, COMPROMISO REAL del Municipio y de la PNP
HAGAMOS UN VERDADERA CAMPAÑA DE PREVENCIÓN
Además de la educación, son necesarias también una buena y adecuada infraestructura vial, la implementación adecuada de esta y la difusión del conocimiento de normas claras, sencillas, con el compromiso de las municipalidades y la policía nacional para emitir un brevete, con sanciones efectivas y la acción firme y decidida de la Policía de Tránsito en San Martin.

Perú es uno de los países con mayor número de accidentes de tránsito en el mundo. Sólo el 2019 cerramos el año con casi 100,000 siniestros viales, según cifras del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.
Del total de accidentes, el 70% son ocasionados por malos conductores, –excesiva velocidad, adolescentes en el volante, sumado al estado de ebriedad-. Esto demuestra que una de las principales falencias de la educación vial, es que esta no se enseña y se concibe como un tema dirigido solo a niños, siendo esta una conducta social y salud pública que no tiene edades.

La educación vial debe ser una parte importante de la formación que como ciudadanos debemos lograr que sea parte de nuestras vidas, apuntado a que haya una cultura vial en las personas. Para ello, se debe incorporar al sistema educativo. En esta parte del país, no se ha logrado formar conciencia en los ciudadanos sobre la importancia y la necesidad de conocer y respetar reglas básicas de circulación. En este sentido, el problema de educación vial se agudiza hasta llegar a convertirse en un problema de salud pública.

Además de la educación, son necesarias también una buena y adecuada infraestructura vial, la implementación adecuada de esta y la difusión del conocimiento de normas claras y sencillas, fáciles de seguir, de modo que se genere un compromiso entre la relación de su cumplimiento y el bienestar de la población. Sumado a esto, se debe penalizar debidamente el incumplimiento de la ley, ya que la informalidad, la falta de aplicación de las sanciones y la ausencia de control son aspectos que incentivan a infringir las normas, o al menos, no los disuaden de infringirlas.

Hoy en día, hay un factor importante que se debe tener en cuenta: el incremento de los motocar´s en las calles y carreteras, este vehículo se ha convertido en una herramienta de trabajo como también en un arma para el delito, que la policía tiene identificado este problema, sí lo tiene, que pasa por un tema social, es cierto. Pero no existe al parecer el ánimo de formalizar y empadronar a quienes se dedican a esta actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.